domingo, abril 20, 2008

El Contenido NO es el Rey



Publico el artículo que escribí para Capire el mes pasado.

¿Cómo evalúas un sitio Web? ¿Por su contenido? Te cuento que eso es lo último que yo miro. Yo comienzo por su estructura, pues pienso que ésta es en realidad la parte importante.

Por supuesto: soy ingeniero y hago sitios Web. Es por esto, porque conozco el proceso de creación de un sitio Web, que me atrevo a decir tal blasfemia, por la cual he sido recriminado varias veces.

Definitivamente el contenido es importante. ¿Sin embargo, lo es a tal punto que no importe dónde y cómo esté publicado? Eso es lo que hay detrás de tan famosa frase: “¡El contenido es el rey!”.

Como expondré a continuación, aún teniendo el mejor contenido, éste degrada su calidad y hasta se puede volver inaccesible si no está desarrollado sobre una buena estructura. El contenido no es el rey si no hay detrás unas bases que permitan que el contenido sea accesible.

Comenzaré mi exposición seleccionando un contenido. Uno que indudablemente pueda ser considerado rey: el contenido de la biblioteca pública de tu ciudad. Imagina que tal contenido debe ubicarse en un nuevo lugar. ¿Cómo lo construiríamos? ¿Que deberíamos tener en cuenta?

Miremos algunos procesos y las personas que están involucrados en ellos para crear una excelente biblioteca, digna de nuestra ciudad.

  1. Ubicación
    Lo primero que hay que definir es dónde vamos a ubicar nuestra nueva biblioteca. Es nuestro trabajo buscar el lugar y con ayuda de un arquitecto definir uno adecuado para comenzar a construir. ¿Qué variables se deben tener en cuenta para ello? Simplemente que tenga buenas vías de acceso, que sea un lugar céntrico, entre otros detalles. El objetivo aquí es que a nuestra biblioteca pueda llegar fácilmente cualquier persona.

    Esto en una Web es la parte del “Findability”, traducido por algunos como Encontrabilidad. Si tenemos un sitio queremos que sea encontrado y, obviamente, que sea visitado por personas y buscadores. Aquí se pueden aplicar técnicas de SEO (Search Engine Optimization), es decir, que trabajamos para que nuestros visitantes potenciales nos encuentren y lleguen a nosotros fácilmente.

    El “Findability” es parte de la estructura. ¿Importante? Por supuesto. Imagínate una biblioteca que no la encuentre nadie, que esté en un lugar inaccesible o que para llegar a ella haya que dar mil vueltas.

  2. Iniciamos con las bases
    Una vez tengamos el lugar, podemos comenzar a construir el edificio y en cuanto a construcciones nadie mejor que un ingeniero civil (constructor). El se encargará de poner todas las bases sobre la cual pondremos nuestra nueva biblioteca.

    Esto en una Web significa que necesitamos un ingeniero para programar el sitio, ya sea desarrollándolo mediante un lenguaje como .Net o PHP, o mediante un generador de contenidos como Drupal, Wordpress, Joomla, entre cientos que hay. El ingeniero se debe encargar de proveer las bases para el contenido de la Web.

    Fíjate que si esta parte de la estructura no está bien concebida, no hay biblioteca y sin biblioteca no hay contenido. ¿Importante? Por supuesto. Imagínate un edificio sin unas buenas bases, que tan sólo se comience a debilitar cuando comencemos a colocarle todos los libros de la biblioteca o con todas las visitas de toda la comunidad.

  3. Diseño Exterior
    Ahora vamos a darle el toque elegante a nuestra nueva biblioteca. Si el ingeniero civil se encarga de las bases, del diseño exterior se encarga el arquitecto, quien nos hará, entre muchas otras cosas, la fachada, los laterales, los alrededores. Esto es algo importante porque seguramente querremos que nuestra nueva biblioteca tenga un toque moderno o elegante o sobrio o funcional o amigable o todas las anteriores… Eso dependerá de nuestro gusto y expectativas que tengamos del edificio que alojará la futura biblioteca.

    Esto en una Web es el diseño gráfico. La imagen del sitio definitivamente ayuda a hacer nuestro sitio más amigable, a tener su toque moderno o elegante o sobrio... Es la puerta de entrada a todos los contenidos que estamos ofreciendo.

    El Diseño Gráfico también es parte de la estructura. ¿Importante? Por supuesto. Imagínate una biblioteca que sea fea, que no resulte amigable o peor aún, que esté diseñada de una manera tan innovadora o extravagante que los visitantes a la misma no se sientan cómodos para entrar.

  4. Diseño Interior
    Y si hablamos del diseño exterior también debemos hablar del interior, que no sólo implica la parte estética sino también la estructural, como por ejemplo, en dónde están ubicados los libros en la biblioteca, al igual que el resto de secciones que debe tener un edificio (baños, zonas comunes, cafetería, oficinas…). Nuevamente, es nuestro arquitecto quien diseña los interiores del edificio. De igual manera debemos ayudarnos de un bibliotecólogo que se encargará de organizar todos nuestros libros y hacer el catálogo.

    Esto en una Web es la Arquitectura de la Información. Dentro de sus funciones está definir y organizar los contenidos, la navegación, la señalización, la búsqueda. En general es el encargado de organizar el contenido y hacer que pueda ser encontrado y gestionado fácilmente.

    La Arquitectura de Información también es parte de la estructura. ¿Importante? Por supuesto. Imagínate que en la nueva biblioteca no puedas encontrar el libro que buscas, que no puedas ubicar los baños, que cuando menos pienses estés perdido en ese mar de libros.

  5. Funcionamiento
    Adelantémonos un poco e imaginemos ya nuestra biblioteca está construida, organizada y funcionando. ¿Pero lo hace óptimamente? Es aquí donde entra el rol de Administrador. Esta persona debe, por ejemplo, definir los procesos de funcionamiento de la Biblioteca, procesos cómo horarios y préstamos, revisar la satisfacción de los usuarios, entre otras muchas cosas del funcionamiento en general de la misma.

    Esto en una Web corresponde al Diseño de Interacción y a la Usabilidad. El primero se encarga de diseñar la forma en que el visitante interactúa con el sitio (por ejemplo diseña el proceso de compra en una tienda y los diferentes formularios que se necesitan llenar), mientras que el segundo se encarga de determinar qué tan bien están diseñados esos procesos, si realmente le sirven a los visitantes actuales del sitio y cómo se pueden mejorar.

    El Diseño de Interacción y la Usabilidad también son parte de la estructura. ¿Importante? Por supuesto. Imagínate que en nuestra biblioteca una persona no pueda hacer “rápidamente” un simple préstamo porque el proceso o los requerimientos son muy engorrosos.

  6. Accesibilidad
    Nos falta algo. Lo que se llama la Responsabilidad Social, es decir, el compromiso que tenemos con nuestra propia ciudad. Hasta ahora nuestra biblioteca la hemos pensado para los visitantes tradicionales. Pero, ¿qué hay de aquellas personas con necesidades especiales? Aquí nuevamente llamaremos al Arquitecto para que implemente por ejemplo rampas y/o ascensores, para que puedan acceder las personas con sillas de ruedas. También podríamos crear un programa de lectura, donde personas voluntarias le lean a personas ciegas. En esta área se puede hacer mucho.

    Esto en una Web corresponde a la Accesibilidad y el trabajo aquí es hacer que el contenido esté disponible, no importando el dispositivo o las capacidades de nuestros visitantes. Además de Internet Explorer o Firefox hay gran variedad de programas y equipos que pueden navegar en nuestro sitio: lectores de pantalla (Screen Readers) y navegadores sólo texto por mencionar algunos. Lo más interesante de esta área es que también trabajan en pro de los móviles y los buscadores (imagínalos como personas ciegas), los cuales no tienen las mismas capacidades que los navegadores tradicionales.

    La Accesibilidad también es parte de la estructura. ¿Importante? Por supuesto. Imagínate que en nuestra biblioteca no pudiera entrar una persona en silla de ruedas, que un adulto mayor tenga serias dificultades en su ingreso y movilización, que una persona ciega no pueda participar de todo el conocimiento que nuestra ciudad ha acumulado…

Mira todos los factores que he tenido en cuenta. ¡Y faltan! ¿Lo habías pensado desde este punto de vista?

Como te darás cuenta, una excelente biblioteca para nuestra ciudad no la forman sólo los libros. Además de ellos se necesita un edificio bien construido con una excelente estructura. Esto es igual para un sitio Web: Uno bien hecho, además de tener un muy buen contenido, necesita una muy buena infraestructura debajo de él.

Si trabajas en diseño Web deberás reconocer los factores que acabo de presentar. Son los que se han agrupado bajo las Disciplinas relacionadas con la Usabilidad, los cuales inicialmente presentó Francisco Tosete en su Rueda de la Experiencia de Usuario y luego mejoró Olga Carreras en su Esquema de Disciplinas relacionadas con la Usabilidad.

Pero recuerda que la estructura es mucho más: es todo el trabajo que no se ve en un sitio, lo que es invisible. Es el mantenimiento que se le hace, son las estrategias de mercadeo que se implementan, son los servidores que lo hospedan, por mencionar algunos más.

El contenido es el rey porque es lo que se ve, pero lo que hay detrás, la infraestructura que lo sostiene también es muy importante y de mucha mayor envergadura, como nos lo presenta la analogía del Iceberg que APIS Design nos presentó hace algunos días.

Ahora respóndete, ¿el contenido es el rey?

2 comentarios:

ramonono | Maeghith dijo...

>> Ahora respóndete, ¿el contenido es el rey?

Claro que sí, si no no necesitaría tanta "pompa" ;)

Frank Morris dijo...

En realidad se trata de un compromiso entre ambos.

Una buena estructura con mal contenido no convence